UN PARAISO AQUÍ AL LADO

SITGES ES VISITA OBLIGADA EN LA COSTA CATALANA. UN MARAVILLOSO PARAISO QUE SE TIENE QUE VISITAR Estuve pensando durante mucho rato cómo titular este artículo. Hemos pasado cinco días en Sitges. Cuando las cosas están bien,

SITGES ES VISITA OBLIGADA EN LA COSTA CATALANA. UN MARAVILLOSO PARAISO QUE SE TIENE QUE VISITAR

mini DSC 0813 - UN PARAISO AQUÍ AL LADO

Estuve pensando durante mucho rato cómo titular este artículo. Hemos pasado cinco días en Sitges. Cuando las cosas están bien, no solemos valorarlas, es decir, cuando algo está bien o funciona bien, das por sentado que es así. Pero en estas vacaciones, tan importante ha sido el lugar como el hotel, por lo que me veo encantado, que no obligado, a dedicarle un espacio tan importante al lugar que visitamos. Porque si el lugar es idílico (Sitges), el alojamiento lo convirtió en paraíso. Como la gran mayoría de personas, al llegar a la ciudad de destino lo primero que haces es ir a regístrate al hotel. La primera sorpresa nos la llevamos con la atención recibida en el propio registro.

Los recepcionistas atienden a la gente no solo con la educación que cabría esperar, sino con una sonrisa y una amabilidad que merece la pena destacar, porque es algo ya poco habitual de encontrar. Después subimos a la habitación y… sorpresa, no solo no era excelente y amplia, sino que las vistas la convertían en un lugar precioso: unas vistas al mar paradisíacas. Desde el balcón de la habitación se veía una cala en forma de letra C de la que disfrutamos casi todos los días. No quiero desvelaros más sobre la habitación y su gran cantidad de detalles por parte del hotel para que podáis descubrirlos vosotros mismos. Lo primero que hicimos es cambiarnos y disfrutar de la cala.

Allí, un estupendo chiringuito del hotel, hamacas y sombrillas, una cala excepcional, agua calentita y olas moderadas por las piedras que forman. Por un momento nos olvidamos de todo. No existían preocupaciones, no había ruidos y te balanceabas con el mar. Aunque el tiempo parecía no existir, las horas pasaron volando. Empezaba a anochecer y volvimos al hotel a cambiarnos. Resultó imposible no pasar un rato sentados en el balcón viendo el maravilloso ocaso del sol. Una estupenda cena y el cansancio del primer día de viaje nos ganaron. ¡Qué maravillosa experiencia, dormirse escuchando el romper de las olas en la orilla! Al día siguiente, a mi hijo le parecieron tan espectaculares las vistas que quiso fotografiar el amanecer. Se quedó allí hasta que nos levantamos el resto. Un excelente y completo desayuno en el hotel nos llenó de energía para salir a pasear por la maravillosa ciudad, Sitges, un lugar idílico, una bella población llena de historia, calles peatonales, tiendas, comercios, calles estrechas y románticas con el aspecto de una antigua ciudad pesquera, y otras amplias y bulliciosas. En definitiva, un lugar delicioso con la capacidad de ofrecerte las dos caras de una moneda, vacacionalmente hablando, el bullicio o la calma y el romanticismo. El pintor y poeta Santiago Rusiñol instaló en Sitges su casa-taller con la intención de “ser una ermita junto al mar, a la que ir todos los peregrinos del arte a tomar las aguas de poesía y a curarse del ruido de las ciudades”. Encontraréis en el paseo, muy cerca de la iglesia, unas estatuas con un interesante escrito que tendréis que ir a leer si queréis saber. Por cierto, antes de marcharme pude cruzar unas palabras con la directora del hotel. Le comente que escribiría sobre mi estancia. Le dije: “Tiene tantas cosas y detalles que yo no sé qué destacar. ¿Qué es lo que destacaría usted?” Su respuesta fue inmediata y sin vacilación: “Mi equipo.” Es algo que os comentaba al inicio y que es cierto: no solo es gente amable con una sonrisa, es mucho más. Por mi parte, no quiero dejar de mencionar el último piso, con vistas a todo Sitges, y que su playa tiene una coctelería digna de visitar.

Os podría continuar relatando lo espectacular y maravilloso de la ciudad, sus rincones, etc. En definitiva, un lugar idílico y encantador que el hotel ME Sitges Terramar, de la cadena Melià, convirtió en paraíso. No dudéis en hacer una escapada al paraíso realizando esta combinación, ya sea un fin de semana o para una reunión de empresa. Buscar cualquier pretexto para disfrutar de la ciudad y del hotel.

mini Fotos final surtida del sol - UN PARAISO AQUÍ AL LADO
Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.