Aire de libertad

Definitivamente es hora de guardar los fastuosos abrigos de invierno y sacar a relucir los atuendos más veraniegos. Aún es más, apetece salir de compras y refrescar los armarios, ahora que parece que las medidas

Definitivamente es hora de guardar los fastuosos abrigos de invierno y sacar a relucir los atuendos más veraniegos. Aún es más, apetece salir de compras y refrescar los armarios, ahora que parece que las medidas restrictivas de la pandemia se van relajando y cada vez podemos gozar de esa anhelada libertad. Nos acompaña el tiempo en esta desescalada y se advierte en los rostros de la gente un aire de libertad y satisfacción un tanto contagioso. Las calles se impregnan de miradas de complicidad, puesto que debemos aún mantener resguardadas nuestras sonrisas y potenciar los gestos para interactuar con los caminantes que se crucen en el camino. Seamos cautos, sin embargo, ya que esto no se ha acabado, pero vivamos, con prudencia, del momento. ¡Estamos vivos! Y eso es un regalo.

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.